lunes, 2 de febrero de 2015


No permita ser estafado por un Plomero, Electricista o un contratista inescrupuloso.

Contratando personal cualificado y con licencia profesional verificable  es la mejor manera de defender su dinero.


Las reparaciones en el hogar y las estafas en mejoramiento y remodelación de hogares son algunos de los reclamos más comunes de los consumidores en Puerto Rico. Los consumidores se quejan de trabajo de mala calidad, los contratistas "que desaparecen de la noche a la mañana" quienes luego de tomar los pagos por adelantado no aparecen para hacer el trabajo, también de las empresas que presionan mediante engaño a los propietarios de viviendas por reparaciones innecesarias y costosas. Usted puede evitar ser víctima tomando precauciones importantes antes de comenzar este proceso de reparación y / o mantenimiento de su hogar o negocio.

No pague por reparaciones innecesarias.

Una mujer de Carolina se comunicó con una conocida empresa de trabajos de Plomería, después de notar fugas de agua a través de su techo de la sala de estar. El “plomero” dijo que todas sus tuberías de baño estaban rotas. El trabajo requeriría retirar el suelo, cortar el piso y reinstalar las tuberías y luego reemplazar el suelo, esto a un costo de alrededor de $ 2.500. La situación era grave, advirtió, porque el techo podría derrumbarse, causando un incendio eléctrico si no se realizan las reparaciones. El marido alarmado pasó la noche en el sofá para mantener un ojo en el cielo raso. Al día siguiente se buscó una segunda opinión. El segundo plomero  (uno licenciado) encontró que los niños de la casa habían salpicado demasiada agua en la bañera a la hora del baño. Luego de mostrarle la pequeña grieta en el borde del aparato le indicó que sólo se necesitaba un poco de masilla para su reparación.

Si un contratista dice que para arreglar un problema será costoso, es aconsejable buscar al menos una segunda opinión sobre el diagnóstico, y saber exactamente lo que se requiere para realizar el proyecto. Al necesitar los servicios de un contratista, obtenga estimados de precios de varios. Al solicitar un estimado, pregunte si hay un cargo por ello.

Tenga cuidado con los vendedores que utilizan tácticas de intimidación y amenazas, tales como, "su techo se derrumbará si no se repara rápidamente," o "Su agua no es segura para beber."

Insista en un contrato escrito completo.

El contrato debe incluir: nombre, dirección y número de teléfono del contratista, una descripción de los trabajos realizados, los materiales utilizados, los horarios, calendario de pago, fecha de finalización, los nombres de los empleados y/o subcontratistas (si alguno), los acuerdos de garantía, limpieza y arreglos de pago. Averigüe de antemano si los cargos del contratista son por el trabajo total o por el día.

Conozca a su derecho de cancelar.

Porque la mayoría de los contratos de mejoras para el hogar se firman en el hogar, usted está protegido por la Ley de Ventas de puerta a puerta, que le da tres días hábiles para cancelar el contrato (el contrato debe aconsejarle de este derecho.) Sin embargo, siempre es mejor no firmar un contrato hasta que haya considerado todas sus opciones y está seguro de su decisión. Tenga cuidado con cualquier contratista que le pide que renuncie a su derecho de cancelar dentro de los tres días.

No pague más de la mitad del precio total del contrato por adelantado (un tercio sería lo ideal).

Antes de realizar el último pago, debe verificar y probar los trabajos realizados (si fuera posible por unos días [esto en caso de reparaciones mayores]). No firme un certificado de finalización o haga el pago final hasta que tenga pruebas de que todo el trabajo en el contrato se terminó a su satisfacción.

Tenga cuidado con las ofertas de financiación al contratar la reparación y/o mejora de su vivienda.

Si un contratista ofrece para arreglar el financiamiento para su proyecto de reparación de su casa, es buena opción darse una vuelta por su propio banco o un una financiera debido a que estas instituciones pueden ofrecer mejores condiciones. Además, algunos contratistas fantasmas pueden hacerle firmar los papeles del préstamo que podrían ser en realidad una hipoteca sobre su casa. O bien, el dinero del préstamo podría ser pagado directamente al contratista, incluso antes de que el trabajo esté hecho, por lo que el contratista podría tomar el dinero y desaparecer antes de terminar el trabajo.

Trate solamente con contratistas con licencia. Cuando necesite trabajo hecho a su hogar, elegir un contratista cuidadosamente.

• Obtener recomendaciones sobre contratistas de amigos satisfechos y vecinos (pregunte).

• Pida ver la licencia del trabajador, y compruebe el número de licencia y fecha de vencimiento. Llame a la junta examinadora de la profesión en cuestión y/o visite su página WEB en www.estado.gobierno.pr para verificar la licencia de un contratista y/o http://daco.gobierno.pr/consumidores para preguntar acerca de las quejas presentadas en contra de una empresa. ¿Por qué? Si un contratista que contrate no hace el trabajo, o lo hace mal, puede ser capaz de recuperar sus pérdidas a través del Fondo de Garantía de la agencia si el contratista tiene licencia.

·         Llame al colegio profesional al que el contratista o técnico debería pertenecer y verifique sus datos.

o   Colegio de Plomeros 787-782-3611

o   Colegio de Peritos Electricistas 787-781-7184

o   Colegio de Ingenieros y Agrimensores 787-758-2250

o   Colegio de Técnicos de Refrigeración 787-783-5271

• Debe insistir en las referencias de un contratista y comprobar si el trabajo se ha realizado correctamente y según los códigos establecidos (es deber del contratista presentarle evidencia de esto último), en la fecha prevista, y dentro del precio del contrato.

• Obtener cotizaciones de al menos dos o tres empresas, especialmente para las reparaciones costosas.
En el caso de certificaciones para las agencias es muy importante que se asegure que el profesional visite el lugar a certificar. Las certificaciones fraudulentas (que le entregan en un "parking" o en un "come y vete" no serán aceptadas por la agencia y tendrá entonces que pagar por segunda ves un profesional Licenciado por el servicio. Por otro lado, las facturas por servicios no sirven para reclamar reembolsos con las agencias, la AAA y AEE solo reciben certificaciones firmadas y ponchadas por profesionales licenciados y con su colegiación al día. No tire su dinero.

Signos de advertencia de una estafa:

• Una oferta de un precio reducido porque "hizo un trabajo en un sitio cercano y tiene materiales sobrantes"

• Una oferta de un porcentaje "especial" de la reparación sin tener claro cuál será el precio final del trabajo o lo que se requiere para su terminación en su fondo

• No existe una dirección concreta (y verificable), el número de teléfono celular es de un equipo pre pagado, o sólo ofrece un apartado de correos o un servicio de contestador automatizado.

• una negativa a dar una cotización por escrito o contrato formal.

No contrate a contratistas no solicitados que vienen a su puerta, incluso si parecen honesto y servicial. Estos estafadores pueden tomar su dinero y desaparecer antes de terminar el trabajo, o, a veces incluso antes de empezar el trabajo, y seguramente no tienen licencia. Si algo sale mal, usted no tendría manera de rastrearlos. Además, admitir extraños a su casa lo pone en riesgo de ser robado.

Por último

Tenga cuidado con los estafadores ambulantes. Estos estafadores llaman a las puertas de la gente y ofrecen para hacer el trabajo, tales como techos, limpieza de cunetas, pavimentación de calzada o poda de árboles. A veces aparecen luego de las tormentas u otros eventos naturales, ofreciéndose para reparar los daños causados por la tormenta.

Un hombre llamó a la puerta de unos ancianos dueños de una casa y se ofreció a volver a sellar su techo, como lo había hecho tres años antes por $ 350. Dijo que para un cliente habitual sólo cobraría a mitad de precio de mano de obra más el material utilizado. El dueño de casa le preguntó cuánto sería y el hombre dijo que no podía decir hasta que viese la cantidad de material que se necesitaba. Cuando el trabajo estaba hecho, el hombre exigió $ 1.400. El dueño de casa estaba aturdido, pero sentía que tenía que pagar. Después de hablar con su hija, llamó a su banco para detener el pago del cheque, pero ya había sido cobrado. El dueño de casa no tenía dirección o denominación social del hombre.

No confíe en desconocidos!!!
Mas información en: www.maestroplomero.com

El autor es Maestro Plomero licenciado y colegiado con mas de 35 años de experiencia en el ramo de la Plomería. Inspector de proyectos de construcción, profesor del Curso de Plomería del Instituto de Banca de San Juan y ex-presidente del comité de educación continua del colegio de Maestros y Oficiales Plomeros de PR. (CMOP PR.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario